thumb_IMG_0373_1024

Día mundial de las Hepatitis Virales

La Fundación Mexicana para la salud Hepática (FundHepa), en el marco del Día Mundial de la Hepatitis, realizó una conferencia en el Club de Industriales, en el cual se trataron temas como la prevención, el diagnóstico y metas, tres aspectos fundamentales para la eliminación del virus de la hepatitis como problema de salud pública para el año 2030.

Se presentó un plan de acción para el control y curación de la Hepatitis C en México, el cual se ha llevado a cabo un foro, un evento con el Dr. Rafael Bengoa y un programa de acción especifico (prevención, diagnóstico y tratamiento 2016-2018).

thumb_IMG_0336_102412 hospitales cuentan, con el Fondo de Protección Contra Gastos Catastróficos, el cual tiene como objetivo apoyar el financiamiento de la atención a los beneficiarios del SPSS que sufran enfermedades de alto costo de las que provocan gastos catastróficos, el Seguro Popular estableció un fondo sin límite de anualidad presupuesta.

Hepatitis problema de Salud Mundial

La hepatitis por virus son enfermedades infecciosas que plantean un creciente problema de salud pública a escala mundial. Tan sólo en 2015, estos virus causaron 1,5 millones de defunciones, lo cual es comparable con los fallecimientos anuales originados por la infección del virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) y el SIDA, el paludismo y la tuberculosis.

El Día Mundial de la Hepatitis, establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se celebra el 28 de julio de cada año, con el objetivo de generar conciencia sobre las hepatitis virales, aumentar la sensibilidad y la comprensión de estos padecimientos, la forma de evitarlos, promover el tratamiento y conocer las complicaciones. En el mundo, 325 millones de personas viven con hepatitis virales.

Crece Hepatitis ante enfermedades venéreas

Actualmente, las muertes por tuberculosis, VIH-SIDA y la Malaria disminuyen, mientras que las ocasionadas por hepatitis virales van en aumento. Los virus que con más frecuencia causan hepatitis son los A, B, C, D y E. De ellos, los virus B y C son los que pueden evolucionar a formas crónicas y causar mayor morbilidad y mortalidad, juntos, son las causas del 80% de los tumores primarios malignos del Hígado (Hepatocarcinoma).

La vacuna para la Hepatitis A son accesibles para la población, si se aplica a tiempo la vacuna para la hepatitis B, pueden quedar protegidos de la Hepatitis D. Para la hepatitis C no hay vacuna, pero hay tratamiento para tratar la enfermedad. Mientras que la hepatitis B, D y E se pueden curar con el 7% de daño crónico. Pueden pasar años para que el paciente desarrolle síntomas. Dicho virus con los años puede producir fibrosis terminando en cirrosis.

En relación con la Hepatitis C (VHC) hemos visto avances espectaculares en su tratamiento que nos permiten curara al 95 % de los pacientes infectados. Sin embargo, las nuevas infecciones siguen ocurriendo a pesar de los esfuerzos internacionales, se estima que en el mundo en 2015 ocurrieron 1.75 millones de nuevas infecciones por virus C.

thumb_IMG_0334_1024

En México la prevalencia del VHC es de alrededor del 1%. La incidencia se estima en 19 mil 300 nuevos casos por año. Se prevé que, de no tomar las acciones pertinentes, para el año 2021, será de 45 mil pacientes.

Si no es tratada a tiempo, las complicaciones de esta enfermedad son graves como hepatitis crónica, cirrosis hepática y cáncer de hígado o el requerimiento de trasplante hepático. A diferencia de otros tipos de hepatitis, para el caso de la hepatitis C no existe vacuna.

La Fundación Mexicana para la salud Hepática (FundHepa), desde su creación ha hecho la difusión de estos padecimientos en los trabajadores de la Salud y en la población en general, ha presentado en distintos foros y publicado en revistas médicas nacionales, la magnitud del problema de la hepatitis por virus, las medidas de prevención y ahora, junto con otras organizaciones de la Sociedad Civil y escuchado siempre la voz de los pacientes, ha insistido en el acceso de los enfermos con hepatitis C a los nuevos tratamientos con antivirales directos que permiten la curación en más del 95% de los casos.

En México necesitamos diagnosticar al mayor número de pacientes con hepatitis C para ofrecerles el tratamiento ya que el 80% no saben que están enfermos; para ello, hace falta hacer las pruebas de diagnóstico sobre todo a las poblaciones en riesgo. Una vez diagnosticados y tratados, estos pacientes ya no van a transmitir la enfermedad a personas sanas y ellos mismos no van a llegar a las complicaciones tardías.

La Alianza Mundial de la Hepatitis (World Hepatitis Alliance), en su intención de eliminar por completo este virus para el año 2030, ha señalado la necesidad de que todos los países se sumen y colaboren en un esfuerzo conjunto por hacer su erradicación.

Fuente:

FundHepa