Su Médico

“La milagrosa”

La milagrosa”, crema que contiene un fármaco utilizado para el tratamiento de infecciones de origen bacteriano

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) emitió una alerta sanitaria sobre una crema facial “La Milagrosa” elaborada con Sufateazol, para el tratamiento de infecciones de origen bacteriano, por lo cual la COFEPRIS, obliga a los responsables del producto a obtener un registro sanitario.

¿Qué es el Sulfatiazol?

La sustancia identificada (Sulfatizol), puede provocar hipersensibilidad, enrojecimiento, urticaria, descamación de la piel, por lo que es necesario evaluar la formulación y contenido de la sustancia con acción farmacológica y es considerada un antimicrobiano que requiere de registro sanitario.

En la crema “La Milagrosa”, se identifica una sustancia con acción farmacológica y en su publicidad, los responsables del producto atribuyen beneficios propios de un medicamento, pero no cuenta con Registro Sanitario emitido por la COFEPRIS que respalde su seguridad, calidad y eficacia, por lo que se considera un producto ilegal.

17881841_2245877238970751_586842229423734784_n

thepicta

Dicho producto se vende y publicita ilegalmente por internet y redes sociales. El Sulfatiazol, es un fármaco que infringe el Artículo 189 del Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios y no podrá comercializarse en el territorio nacional.

De acuerdo con lo establecido en la Ley General de Salud, los productos cosméticos que contengan sustancias con acción terapéutica y que se atribuya esta acción serán considerados medicamentos.

En términos del artículo 271 de la Ley General de Salud y del Acuerdo por el que se determinan las sustancias prohibidas y restringidas en la elaboración de perfumería y belleza la crema, contiene entre sus ingredientes uno de acción farmacológica que no puede ser utilizado en productos cosméticos. Por ello, el producto debe ser sometido a análisis y registro de la autoridad sanitaria de lo contrario serán acreedores a las sanciones administrativas, las cuales pueden ser superiores al millón de pesos por infringir la regulación sanitaria vigente.

Cabe mencionar que recientemente los responsables del producto emitieron un documento sin nombre, domicilio o formalidad legal alguna intentando desacreditar la presente alerta sanitaria y calificándola como falsa, respecto a lo cual, esta autoridad sanitaria insiste en que se trata de comercializadores que no han presentado aviso de funcionamiento ante la COFEPRIS, no han señalado domicilio de ubicación ni han informado el nombre del responsable sanitario y del representante legal del establecimiento, lo que continúa dejando en evidencia las actividades ilegales que realizan con la finalidad de comercializar un producto sin evaluación sanitaria.

Fuente:

COFEPRIS

El Universal